El Sol y la Luna en la Carta Natal: las caras visible e invisible del alma

El sol es aquella parte del alma que está iluminada por la conciencia, los temas que circundan la mente de la persona, sus gustos, la lente a través de la cual ve teñido el mundo. Su manera particular de expresarse, individuarse y acercarse a la vida. En un sentido simbólico, representa el yo.
Sus palabras claves son: identidad, conciencia, ego, creatividad,
individuación, talentos.
Sus verbos: ser, crear, iluminar y brillar.

Donde esté el sol en la carta es donde estamos nosotros, nuestros talentos y temas de vida.

EL SOL EN LOS SIGNOS


En Aries: yo actúo, deseo, decido, compito, inicio, emprendo, peleo, soy una individualización, me enfoco al futuro, gano, vivo intensamente. Yo soy lo que hago y deseo.
En Tauro: yo disfruto de mis sentidos, percibo el mundo a través de su aspecto material y disfrutoso. Yo persevero, me empaco, consolido, acumulo, busco la comodidad y voy a paso lento. Yo soy lo que tengo y disfruto.
En Géminis: yo comunico, expreso, me contradigo, escucho, observo, soy impermanente, voy a la superficie, abro y busco la variedad, pienso, exploro, río, me divierto, aprendo, cambio, me muevo, vendo y enseño. Yo soy lo que comunico y mi entorno.
En Cáncer: yo siento, afectivizo, recuerdo, amo, lloro, me aferro, me enojo, me encapricho, busco protección, protejo, cuido, nutro y busco nutrición. Yo soy mi historia y mis vínculos.
En Leo: yo expreso, creo, me muestro, me expando, yo soy, me apasiono, me enamoro, me amo, ilumino, enaltezco. Yo soy mis talentos, mis dones y la mejor versión de mi individualidad. Yo soy concentración de identidad, pasión y amor.
En Virgo: yo limpio, ordeno, esquematizo, calendarizo, priorizo, trabajo, cuido, sirvo, enfoco en el detalle. Yo soy lo que hago a través de mis días, con mi tiempo libre y con mi trabajo. Yo soy mis hábitos y mis acciones sostenidas en el tiempo. Yo soy mis rutinas y los cambios permanentes que hago a mi alrededor.
En Libra: yo me vinculo, me solidarizo, entiendo al otro, me encuentro, danzo, voy y vengo, me asocio, imparto justicia. Yo soy armonía, belleza, encuentro. Yo soy mis vínculos.
En Escorpio: yo puedo, yo siento profundamente, me fusiono con el otro, me apodero, presiento, intuyo, investigo, profundizo, me transformo, dramatizo, uno extremos.Yo soy la condensación de los dos polos de la vida: bien, mal; vida, muerte. Yo soy mi oscuridad, que va hacia la luz.
En Sagitario: yo busco la verdad, experimento, me expando, voy más allá de las fronteras, confío, soy optimista, creo, enseño y aprendo. Yo soy el buscador de la expansión de la consciencia. Yo soy el que conoce la verdad porque la ha visto.
En Capricornio: yo me empecino, me esfuerzo, me sacrifico, conozco la realidad tal y cual es, alcanzo mis metas, me estructuro, ahorro, enfrento dificultades y problemas y los supero, me conecto con el principio material de la vida. Soy soy la meta alcanzada con sacrificio. Soy el deber ser y los mandatos de mis antepasados. Soy la fortaleza puesta a prueba.
En Acuario: yo me relaciono, me rebelo, me conecto con el todo desconectandome con lo más próximo, me apasiono con ideales, sueño, pienso y relaciono, me muevo, cambio y varío. Yo soy la genialidad y la locura, el pensamiento distinto y cambiante. Yo soy el futuro entrando en contacto con el presente abruptamente.
En Piscis: yo siento, tengo sensaciones e intuiciones, me emociono, me sensibilizo, observo, me siento uno con el todo, me siento uno con los otros, yo percibo, proyecto, hechizo. Yo soy la quintaesencia de la vida. Yo soy el espíritu puro encarnado, viviendo una experiencia de vida junto y a través de los otros.

En nuestra Carta Natal, la Luna es nuestra forma particular de aferrarnos a la vida y al amor.

La luna es aquella parte del alma que la conciencia no ilumina. Subyace entre el cuerpo y las emociones. Es una energía que traemos desde la experiencia vital que nuestra madre nos transfirió de forma inconsciente en algún punto de su embarazo.
Esta energía, más tarde en la vida se vuelca a nuestra manera de afectivizar, cuando nos encontramos en el vínculo de pareja, por lo tanto va a hablar de nuestros vínculos más cercanos. (pareja y familia).
En un sentido simbólico representa a la madre, a las mujeres, el hogar, la familia de la cual provenimos, nuestra historia, nuestra niñez, nuestro pasado.
Sus palabras claves son: emociones, inconsciente, hogar, nido, familia, pasado, madre, sentido inconsciente de la vida, sentido inconsciente del amor, miedos, necesidades.
– Sus verbos: necesitar, aferrarse, afectivizar, refugiarse y temer.

LA LUNA EN LOS SIGNOS


En Aries: necesito y afectivizo: acción, movimiento, competencia, vitalidad, combate, destreza y es a esta energía a la que me aferro de forma inconsciente. Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.
En Tauro: necesito y afectivizo: el gozo a través de los sentidos, la comodidad, el disfrute, la solidez, el aspecto material de la vida a través de mi cuerpo y de los objetos, la belleza, la calma y el lujo. Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.
En Géminis: necesito y afectivizo: la comunicación, la exploración de lo que me circunda, la razón, la alegría, la enseñanza y el aprendizaje, el relato, la palabra, el movimiento, la impermanencia, la variedad. Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.
En Cáncer: necesito y afectivizo: mi historia personal, mi hogar, mi círculo íntimo, padre y madre, mi infancia, lo que me da calor,me nutre y me protege, las emociones y sentimientos, lo conocido, las tradiciones. Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.
En Leo: necesito y afectivizo: el reconocimiento de mis talentos por parte de los otros, espacios creativos que me ayuden a encontrar mi luz, el enamoramiento y la pasión, el amor propio, todo aquello que alimente el fuego de mi yo.
Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.

En Virgo: necesito y afectivizo: acción sostenida en el tiempo, a través de mis hábitos y rutinas. El detalle, el diseño, el esquema, la razón, la privacidad, el servicio al otro, la puntillez. La limpieza y el orden en sus aspectos material e inmaterial. La previsión y la prudencia. Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.
En Libra: necesito y afectivizo: los vínculos, el otro, las asociaciones e intercambios, la justicia, la equidad, la belleza, el encanto, la perfección, las convenciones sociales, la ética y la estética. Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.
● En Escorpio: necesito y afectivizo: mis oscuridades y heridas, mis recursos intangibles, la inteligencia, la sexualidad, la resiliencia, la seducción, la manipulación, el poder interno. Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.
En Sagitario: necesito y afectivizo: la expansión de la consciencia a través de ir más allá de mis fronteras. La búsqueda de la verdad, del autoconocimiento a través del estudio y la experimentación. Optimismo y libertad. Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.
En Capricornio: necesito y afectivizo: la seguridad, sobre todo material, los logros, las responsabilidades, el sacrificio en pos de una meta, la excelencia a través de mi propia acción. Un rol definido en una estructura definida. Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.
En Acuario: necesito y afectivizo: la variedad, el movimiento, lo distinto, lo raro, lo futuristico, los altos ideales sociales, la libertad, la autenticidad, la rebeldía, Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.
En Piscis: necesito y afectivizo: mi conexión con el todo, la fantasía, la sensibilidad artística y espiritual, la entrega, la idealización, la conexión con aquello que no se toca pero se siente, lo que no puede captar la razón pero sí el corazón
Si lo obtengo me conecto con el principio de vida y de amor. Me siento vivo y amado. Cuando no lo obtengo me siento desequilibrado y fuera de eje.

Sanación a través de la Carta Natal

Cuando llega un consultante siempre explico que para mí su Carta Natal es una partitura musical donde está impresa la melodía de su vida. Mi trabajo cómo intérprete de los astros es tocarla para que la persona la conozca, que la reconozca, la asimile y la entienda. Y para que ésta le sirva de mapa en su camino.

Siempre sucede que las cosas que el consultante escucha, ya sean predicciones sobre su futuro, la descripción de su ambiente o de su personalidad, le resuena con mucho sentido en el fondo. Cosas que todavía no sucedieron, suenan como si ya hubiesen pasado, porque hace sentido a la totalidad de su naturaleza. Sus sospechas sobre el desenvolvimiento de ciertas áreas de la vida se confirman. Como astrólogo no puedo decirle nada que ya no esté en su más íntima naturaleza, ésta es la explicación

La carta, siendo circular, no permite al tiempo ser lineal. Y hablamos mezclando pasado, presente y futuro. Desde el caos llegando al sentido más íntimo y personal. Desde una interpretación doble: el astrólogo desde el mapa estelar y el consultante de las palabras que escucha y reescucha más tarde en la grabación.

Sentados uno frente a otro, astrólogo y consultante formamos un vínculo energético. La palabra bien dicha es sanadora. Mucho más si es oportuna.

Como astrólogo mi intención es afirmar a la persona en lo más positivo que su carta y sus tendencias proponen y advertirle de los caminos difíciles o de aquellas empresas que no valen la pena. La importancia de distinguir entre la misión que la vida le impuso y aquella que define su existencia para él mismo. La mayoría de las veces son distintas y es necesario atender a ambas.

Cuando escuchamos nuestra carta nuestra confusión se va. Queda una seguridad que brota desde lo más esencial de nuestro ser. La convicción y la seguridad que dimanan del conocer el porqué y el para qué de lo que nos sucede.

La palabra es sanadora y sanador es ver hacia dentro de nosotros entendiendo. Esto calma, asegura y fortalece.