Desde niño me apasioné por los signos secretos que los antiguos chinos veían en el cielo cuando buscaban entender a las personas y a los ciclos del tiempo en la tierra. Supe que nací en el año del Tigre de Fuego, y que aquel Felino Rojo me seguiría como una sombra a lo largo de mi vida para ir mostrándome los misterios del destino.

La voracidad me llevó a aprender Filosofía Védica, Tarot, Magia, Numerología, Runas y Astrología Occidental con grandes maestros de Argentina y España.

Al transitar estas búsquedas del conocimiento, los vacíos se fueron llenando y las certezas fueron sanando mi alma. En el camino encontré otros buscadores y supe que tenía la facilidad de transmitir lo complejo de una manera simple, de llevar claridad y certeza donde había necesidad.

Es allí donde apareció el propósito y la misión del Felino Rojo: el conocimiento sana a quien interpreta y a quien recibe esa información. La astrología, las runas y el tarot son enormes herramientas transmisoras de conocimiento que cura y calma. Son brújula que afirma nuestros pasos. Con el mapa en las manos se recorre mejor el camino.